Si hubieran más padres malos…

“Un dia cuando mis hijos esten crecidos lo suficiente para entender la lógica que motiva a los padres y madres, yo habré de decirles”:

- Los amé lo suficiente como para haberles preguntado a donde van, con quien van y a que horas regresarán.

Los amé lo suficiente para no haberme quedado callada y hacerles saber, aunque no les gustara, que aquel nuevo amigo no era buena compañía.

Los amé lo suficiente para hacerles pagar las golosinas que cogieron del supermercado o las revistas del kioskero, y hacerles decir al dueño: “Nosotros cogimos esto ayer y queremos pagar”.

[...] Y ante todo, los amé lo suficiente para decirles NO, cuando sabia que ustedes podrian odiarme por eso (y en algunos momentos se que me odiaron).

Y cualquiera de estos dias, cuando mis nietos hayan crecido lo suficiente para entender la lógica que motiva a los padres y madres; cuando ellos les pregunten si su madre era mala, mis hijos les dirán:

“Si, nuestra madre era mala. Era la madre mas mala del mundo…” [...]

El día en que los padres se decidan a ser malos, quizás me quede sin trabajo, pero será un gran día. La historia completa en unjubilado.

Vía Ámbito E.

2 Responses to “Si hubieran más padres malos…”

  1. unjubilado Says:

    Gracias por la referencia.
    Soy de la opinión que a los hijos se les da demasiadas libertades, actualmente, los protegemos en exceso, los mimamos demasiado, tratamos de concederles todos sus deseos dentro de nuestras posiblilidades y eso hace que la vida para ellos sea tan fácil y cómoda que no aprecian el valor de muchas cosas que tienen a su alrededor.
    Como muy bien dices ójala te quedes sin trabajo, siempre que los padres se decidan a “ser malos”; siempre habrá otras profesiones muy similares en las que puedas practicar tus conocimientos.
    Un saludo de una persona mayor (un viejo)

  2. el encapuchado naranja Says:

    No sé si es tanto el problema de que se dan demasiadas libertades o que no enseñamos a vivir en libertad. Me explico, la libertad implica responsabilidades, y si estas no se asumen es cuando se debería limitar la libertad. Lo que está claro es que la sociedad ha cambiado de un modo vertiginoso y los mismos modelos que se utilizaron hace 40 años para educar a los hijos ahora no son igualmente válidos. La sociedad de la información, el acceso a tecnologías como internet o los teléfonos móviles, etc. han cambiado la forma de pensar y relacionarse y ahora la brecha generacional creo que es cada vez mayor.

    Aunque es evidente al leerte a ti que también está de nuestra parte conseguir saltarnos en cierto modo estas brechas para comprender a los adolescentes de hoy en día.

Deja un comentario