Negativista desafiante

Estoy exhausto psicológicamente.

Es duro intentar que un chico conviva con los demás cuando su hiperactividad le lleva a mil conflictos y si quieres ayudarle a resolverlos sólo responde: “No me calientes la cabeza” (que es como un “No me ralles” vanguardista”). Esa es la parte en la que interviene su también diagnosticado negativismo desafiante…

Me voy a dormir, mañana será otro día. Y será en otro día que entre a profundizar en este tema.

Bienvenida Mercè. :)

5 Responses to “Negativista desafiante”

  1. El Príncipe Mono Says:

    Es bastante duro, pero la acción y preocupación del encapuchado lo reblandece.
    No quiero agasajarte con piropos, pero ese chico tiene suerte de tenerte como tutor, no compensa pero algo es en su dura vida.

  2. el encapuchado naranja Says:

    Gracias Principillo… espero tener la paciencia necesaria.

  3. el encapuchado naranja » Blog Archive » El ajedrez incita a la violencia Says:

    […] En cualquier caso, no apetece leer cuando 15 minutos antes has tenido que contener físicamente a Víctor, el negativista desafiante. […]

  4. Buscadora Says:

    Estoy absolutamente descolocada, mi hijo de 13 añoss es negativista desafiante.
    Tieneproblemas en el colegio, en casa, estamos en pié de guerra y no se por donde empezar.

  5. el encapuchado naranja Says:

    Buscadora, tengo bajo mi responsabilidad a un niño de 12 años, negativista desafiante, tiene problemas en el colegio, los tuvo en casa y nos tiene en pie de guerra… Creo que a eso lo llaman empatía…

    Yo estoy empezando a descubrir cómo es este tema, la verdad es que es realmente complicado, ¿por dónde empezar? Seguro que ya has recorrido gran parte del camino y tienes algo de idea. Lo que ocurre es que necesita de unas dosis de paciencia tan sumamente grandes que entiendo que pueda suponer un gran reto. No sé, ambos tenemos un gran trabajo por delante, quizás podamos ayudarnos con nuestra experiencia. Sabes dónde volver a encontrarme, si necesitas profundizar en el tema.

    Un saludo y ánimo.

Deja un comentario