El alma del verdugo

Pensaba continuar con la saga marroquí, pero he estado viendo el documental “El alma de los verdugos”, en la 2. Y la verdad, ahora no tengo cuerpo ni mente para otra cosa. Siempre se me ha hecho terrible escuchar los testimonios de los testigos de los genocidios de las dictaduras de América Latina, reconozco haber dejado de leer algún libro a medias ante explicaciones explícitas de los métodos de tortura en la ESMA, por ejemplo. Sin embargo, creo vital y necesario que conozcamos y no olvidemos el alcance de la deshumanización de sociedades tan cercanas a la nuestra, jaleadas por una ideología y un sistema que convierten la tortura, la vejación, la violación y la humillación en actos de heroicidad y en ocasiones cristiana conducta de amor al prójimo. Conducta enfermizamente entendida como la consecuencia inevitable de la defensa de la patria ante la amenaza comunista. Que existan esos testimonios incómodos, en boca de los hijos de desaparecidos adoptados por los asesinos de sus padres, de las Abuelas de Plaza de Mayo o en las personas supervivientes de los centros de detención, puede ser duro y doloroso, pero necesario.

Un dato de interés: se está intentando juzgar a militares y policías, pero no a quienes utilizaron a estos para sus propios fines. Es decir, a los ideólogos del sistema económico que permitió y apoyó esas dictaduras y las convirtió en burócratas de la tortura.

Por otro lado, me ha gustado mucho que el documental continúe el próximo jueves con las formas modernas de uso de la tortura y la detención ilegal. Ya no en sociedades bajo dictaduras militares, sino en las carnes de los garantes de la libertad internacional, con el vergonzoso silencio de muchos otros países - como España - que sirven de anfitriones para cárceles secretas o lugar de abastecimiento de los vuelos secretos de la CIA

Y de documentales está la cosa cuando me informan de que a esta hora ponen uno sobre rumanos, con los que trabajé mucho en un centro de menores de Barcelona… Pero lo siento, hoy ya ha sido suficiente.  De todos modos, mi informante me perdonará porque he mencionado a las Abuelas de Plaza de Mayo en este post.

2 Responses to “El alma del verdugo”

  1. Kaesar Says:

    Quillo, viendo tus albunes de fotos pa ver las de Tanger me dao cuenta que… tu has viajao tela… Ya me contaras.

  2. el encapuchado naranja Says:

    Cuando quieras :)

Deja un comentario