Desalojan la Fábrica de Sombreros

Hoy, a primera hora de la mañana, la policía ha desalojado una fábrica de sueños, autogestión y esperanza (fotos). Esperanza en que hay otro modo de hacer las cosas, en que los proyectos colectivos, horizontales y asamblearios pueden dar solución a muchos de los errores de este sistema. Han desalojado un lugar de encuentro, de esfuerzo y convivencia pacífica. Un centro social abierto, estrictamente respetuoso con el vecindario y su entorno. Un lugar en el que cientos de personas han derrochado trabajo e imaginación para convertir una ruina gris en un espacio alegre, vivo, lleno de contenido.

La Fábrica de Sombreros en tan sólo un año de vida ha dado luz a muchísimos proyectos, cursos, actividades (dossier). Ha denunciado la especulación de la inmobiliaria que la había comprado para dejarla pudrir mientras esperaba tirar abajo un edificio histórico llenarse los bolsillos con la complicidad de las instituciones, que prometieron la expropiación del edificio hace años y no la llevaron a cabo.

Hoy es un día triste en que un hermoso proyecto ha sido zancadilleado. La Fábrica era un emblema, un lugar fantástico y entrañable. Pero son las gentes que la llenaban de vida cada día quienes encarnan la ilusión del cambio, y a ellas nunca las podrán desalojar de sus ideas.

Deja un comentario