Artículos de la categoría 'consumo responsable'

Error 104

Martes, Marzo 31st, 2009

A partir del ya famoso error de Almudena Grandes a raiz de una cadena de emails, la gente de SETEM ha sacado este genial vídeo:

Buena hora para echar un vistazo a eso que parecía un oxímoron: finanzas éticas.

Llévate hierbabuena, Fran

Jueves, Febrero 26th, 2009

Desde que se enteró que hago infusiones con hierbabuena (un té verde a la manera de un amigo de Tánger), cada vez que voy a por las verduras de la huerta que trabaja su marido Julián, Mary me acompaña a coger unos cuantos manojos mientras charlamos de Albahaca, Menta y Poleo. Julián, a su tiempo, nos corta unas lechugas. Yo a ella la llamo Mary, todos lo hacemos, aunque creo que es un error heredado de un malentendido ancestral que ella ya no se molesta por corregir. Ella me llama Fran y yo, con la misma cortesía, lo dejo pasar.

Hoy quizás fue mi última visita a recoger las verduras que un grupo de amigos nos organizamos para recoger una vez a la semana de las manos de esta pareja de hortelanos de la periferia sevillana. Siempre fresca, una cesta que llenan de productos de temporada que a la fuerza de repetitivos nos ha hecho estar un poco más cerca a la naturaleza y conocer los tiempos y estaciones de cada uno de ellos.

Parece mentira a unos pocos centenares de metros de la gran ciudad aquel remanso de tranquilidad y aire puro. El tiempo va más despacio, y aunque lleves prisa dan ganas de charlar relajadamente durante horas. Mary me cuenta que Julián ya puede jubilarse, que como tiene varios grupos como nosotros, prescindirá de la esclavitud del Mercasevilla y sólo cultivará una parcela con nuestras cosas. Me alegra saberlo. Antes de irme, Mary me ha prometido que me dará una planta de hierbabuena y otra de Albahaca para mi nueva casa en Barcelona si vuelvo por allí antes de irme. Desde luego, hay cosas de las que se hace difícil prescindir.

Amueblar responsablemente, ¿es posible?

Martes, Junio 10th, 2008

En breve me mudo a nueva casa. Si el mal fado inmobiliario no se fija en mi, y mi futurible casero cumple con su palabra me independizaré finalmente. No ya con compañeros/as de piso como las diez veces anteriores en los últimos ocho años, sino, al fin, solo.

/category/consumo_responsable/ikea_collage.jpgEl caso es que en la cervecita posterior a la reunión de la revitalizada Plataforma de Consumo Responsable de Sevilla (gracias en parte a las buenísimas vibraciones del nuevo espacio que compartimos con otros movimientos sociales: La Fábrica de Sombreros) se me ocurrió preguntar lo siguiente:

- ¿Cómo puedo hacer para amueblar mi nueva casa cumpliendo con los criterios de consumo responsable, crítico y transformador que proponemos (que señalaremos en breve en nuestro blog por estrenar)? ¿Y cómo puedo hacerlo sin gastar 2 o 3 veces más por productos realizados bajo unos rigurosos criterios socioambientales?

Veamos algunas de las soluciones que encontramos entre todas y todos:

  • ¿Cuáles son mis necesidades? En primer lugar saber qué es lo que necesito.
  • ¡Haré mi lista de bodas! Se la pasaré a la gente que conozco, hay muchas personas a las que le puede sobrar lo que necesito o lo puede encontrar cualquier día por la calle (sorprende ver lo que se tira en determinados barrios de Sevilla).
  • Haré mis propias excursiones a la caza de muebles interesantes en buen estado o fácilmente reparables.
  • Intentaré ser creativo. Crearé, transformaré, reutilizaré o fabricaré mis propios muebles. Ok, necesito más herramientas, más imaginación y más tiempo, pero todo llegará.
  • Para aquellas cosas que necesito comprar priorizaré las compras en tiendas tradicionales y productos hechos cuanto más cerca, mejor. Se ha requerido menos coste de recursos para hacerlo llegar a casa. Las tiendas de toda la vida serán más caras que el Ikea, pero sus productos no tienen su fecha de caducidad, ni debo reinventar mi vida (más bien reconquistarla) cada vez que se pasa un tornillo.
  • No descarto comprar determinados productos que aunque más caros, integren unos mínimos criterios socioambientales, aunque entiendo que no siempre es posible.

¿Se te ocurre algo más?

Imagen: Sicopop

En la red

Miércoles, Mayo 28th, 2008

El último mes no tuve oportunidad de actualizar el blog, pero sí que tuve ocasión de deambular un poco por la red y encontrar algunas páginas que pueden ser de tu interés:

  • Directiva de la vergüenza. En relación con la caza de brujas de la que hablaba el otro día ciudadanos y ciudadanas de toda Europa hacen un llamamiento al rechazo del vergonzoso proyecto que pretende segregar aún más a las personas que buscan mejorar sus condiciones de vida en nuestras sociedades.
  • Por qué no estoy ofreciendo diez “pasos sencillos” para comprometerse (inglés). Annie Leonard, la creadora del vídeo “La Historia de las cosas” que recomendé hace un tiempo explica por qué no da una lista de de recetas mágicas para acabar con los problemas socioambientales de nuestro sistema económico y de consumo. Y siento estar de acuerdo: nadie te lo va a poner tan fácil, pero empieza por algún sitio, y verás como poco a poco todas las pequeñas acciones van teniendo mucho más sentido a nivel global. Por cierto, descubro a través de Otro Mundo es Posible que al fin existe una traducción en español del vídeo, disponible aqui.
  • BBVA sin armas. Esta campaña denuncia la incoherencia de este banco que proclama “el compromiso del BBVA [...] toma en consideración todas las dimensiones de la actividad empresarial: la económica, la corporativa, la humana, la social y la medioambiental” mientras tiene unas enormes inversiones en empresas fabricantes de armamento.

Recuperando espacios para el uso social

Sábado, Abril 26th, 2008

Ayer comenzó la Semana de Lucha Social en Sevilla. Y empieza con mucha fuerza. Hoy muchas personas de los colectivos participantes hemos reclamado el uso social y cultural de un espacio público en degradación: una antigua fábrica de sombreros, propiedad del Ayuntamiento de Sevilla, abandonada hace ya más de diez años. Gente del colectivo la calle es de todxs y muchxs otrxs han hecho un trabajo espectacular para dejarlo todo preparado y que hoy nos pudiéramos poner a trabajar en el acondicionamiento de estos nuevos espacios para utilizarlos durante toda la Semana de Lucha Social y esperamos que durante algún tiempo más, al menos hasta que el Ayuntamiento finalmente cumpla sus promesas de destinarlo a uso sociocultural.

[Actualización] En el Diario de Sevilla se hacen eco de esta acción.

[Actualización2] También en ABC. Y un poco más sensacionalistas los de El Correo de Andalucía. Indymedia Estrecho da voz al comunicado. Otras apariciones: Europa Press.

El programa de actividades de la Semana de Acción lo tienen aquí. La Plataforma de Consumo Responsable dinamizaremos este lunes 28 de abril a las 19h en la Casa de la Paz (o en el nuevo espacio recuperado si es posible) un videofórum del documental “Tranxenia: transgénicos y pequeños agricultores”.

Aquíu se puede leer el manifiesto que se ha entregado a los vecinos y vecinas del barrio.

COLECTIVOS SOCIALES, VECINOS/AS Y ARTESANOS/AS ENTRAMOS EN LA FÁBRICA DE SOMBREROS PARA RECLAMAR SU USO SOCIAL Y CULTURAL PARA EL BARRIO.

Esta mañana miembros de colectivos sociales, vecinos/as y artesanos/as han entrado en la antigua fábrica de sombreros situada en la Calle Heliotropo (en la zona de San Luis). De esta manera reclamamos el uso del edificio, abandonado desde hace casi una década, como espacio socio-cultural para el barrio y de acogida de talleres tradicionales de artesanos.

Ante la escasez de espacios sociales y culturales en la ciudad, estos colectivos exigimos la revitalización del edificio que, como tantos otros, deterioran el entorno urbano y provocan la exclusión de las poblaciones y usos tradicionales. Mientras el Ayuntamiento promete espacios de uso público en cada solar, cientos de inmuebles continúan degradándose en espera de proyectos que nunca llegan o son privatizados para satisfacer la vorágine especulativa.

El Ayuntamiento de Sevilla había prometido destinar el edificio para el uso social y equipamiento para el barrio y sus vecinos. Sin embargo, tras cuatro años de promeses no hay ningún plan concreto.

Muchos/as de nosotros/as somos vecinos del barrio y sabemos los problemas que ocasiona un edificio de estas características en estado de abandono: ratas, mugre, acumulación de basura, etc.

El edificio

Este inmueble está proyectado por el PGOU de Sevilla como equipamiento socio-cultural y espacio para talleres de artesanos en su primer cuatrienio de aplicación. Entre la aprobación inicial y final del documento, la administración ha recortado casi la totalidad del espacio destinado a actividades artesanales, mostrando escaso interés en el mantenimiento de esta actividad tradicional y en la protección de cultura sevillana en general. A día de hoy no se ha tomado ninguna medida por parte del Ayuntamiento.

Mientras tanto, la presión de la especulación inmobiliaria sigue acosando los corrales de artesanos característicso de la ciudad, como los de la calle Castellar, los talleres de Pasaje Mallol u otros logares típicos que están siendo desalojados.

Una vez más, el interés privado prevalece a toda costa sobre el valor de la cultura tradicional. En lugar de defender el patrimonio cultural común se prima el beneficio económico de los de siempre.

Lejos de quere ocasionar ninguna molestia al vecindario, nuestro deseo es construir entre todos un Centro Social y Cultural de Gestión Ciudadana para contribuir a la construcción de un barrio y una ciudad mejor.

En la red

Lunes, Abril 21st, 2008

Seguimos con el pequeño resumen de artículos y vídeos interesantes encontrados en la red. Actos el 1 de mayo, análisis de nuestro sistema económico y de consumo, alternativas de consumo responsable y obstáculos a ejercer nuestros derechos por parte de instituciones conservadoras. Por decir algo.

En la red

Lunes, Abril 14th, 2008

Como no me da tiempo comentar todas las cosas interesantes que leo en la red, a partir de ahora recomendaré cada cierto tiempo aquellos artículos que puedan ser de mayor interés.

(Sí, la idea la tomé de Olga).

¿Qué tienen que ver el ladrillo y el absentismo escolar?

Lunes, Abril 7th, 2008

Hace un tiempo comentaba por aquí cuáles son las razones que llevaron a la última crisis bursatil (bueno, enlazaba a un artículo que lo explicaba estupendamente). Hoy tenemos un segundo capítulo que nos llega desde ese país a medio camino entre Extremadura y Alaska dónde vive un educador social llamado Quique. ¿Qué tiene que ver la desaceleración de nuestra economía y el absentismo escolar de un menor? En un fantástico post, Quique nos explica las consecuencias que muchas familias empiezan a sufrir tras la crisis del ladrillo y una muy mala gestión de los tiempos de bonanza económica.

Y sobre este tema pienso yo… ¿Es el estado quien debe hacerse cargo de la mala gestión de los riesgos asumidos voluntariamente por personas y empresas? Ejemplos no faltan:

- Fórum Filatélico. Un montón de personas encuentran la bicoca de una inversión de alta rentabilidad especulando con sellos y cuando se destapa el fraude exigen al Estado que compense sus inversiones. Si el estado paga, ¿quién paga realmente? Usted y yo, que no asumimos ese riesgo.

- Bancos. Los bancos se vuelven locos a prestar dinero a bajo interés a muchas familias, sin hacer un estudio adecuado de si esa cantidad de deuda es asumible a medio plazo ante la posibilidad de un cambio de los tipos de interés. Los tipos suben, las familias no llegan a fin de mes, dejan de pagar y los bancos empiezan a perder dinero. El problema de liquidez es tal que los Bancos Centrales se lían la manta a la cabeza y empiezan a prestar dinero, baratito y rápido a estos bancos para que puedan asumir las pérdida (eufemismo: inyectar liquidez, creo que le dicen). ¿Quién paga a los Bancos Centrales como el Europeo? Usted y yo, que no asumimos ese riesgo.

- Familias. Estas familias, como la del ejemplo de Quique, asumen una hipoteca por encima de sus posibilidades y acaban endeudados y con serios problemas para salir adelante o cubrir sus necesidades básicas (esto me recuerda a aquel otro vídeo que puse por aquí). Entonces los servicios sociales tienen que hacerse cargo de parte del problema, mientras que las familias hipotecadas piden al estado que les de ayudas para pagar sus hipotecas. Y el gobierno, de un modo u otro empieza a responder positivamente a estas demandas. Si lo hace, ¿quién paga? Usted y yo, que no asumimos ese riesgo.

Es un tema complejo y no sé cuál es la solución, especialmente en el tercer caso, ya que no soy partidario de cerrar la puerta a los servicios sociales a nadie si esto supone condenar a esa persona a vivir en la pobreza, por mucha responsabilidad que se tenga sobre la situación en la que se vive. Pero, ¿acaso no es injusto que quienes voluntariamente decidimos no asumir determinados riesgos por encima de nuestras posibilidades debamos pagar las consecuencias de una mala inversión?

Una de breves

Jueves, Abril 3rd, 2008

1. Vengo de una reunión productiva de la Plataforma Sevillana de Consumo Responsable. Al fin ha salido adelante la idea de montar el blog y empezamos con mucha ilusión. Primeras tareas, crear una cuenta de correo, otra en flickr e instalar el wordpress en el servidor del buen barraquito. También decidir qué tipo de contenidos queremos poner y quién podrá escribir. La idea: que lo hagan todos los miembros de la plataforma que quieran… Seguimos trabajando en ello, afortunadamente hace unos días Olga recetó un decálogo para el blog comprometido que nos vendrá muy bien.

2. Hablando de blogs comprometidos, también en labroma se propuso hace unos días un encuentro de Blogs&activismo en Madrid. Pues bien, aprovecho para escaparme este fin de semana a ver al resto de la diáspora canaria que cada cierto tiempo nos reunimos en Barcelona o Madrid y a conocer a mucha gente interesante, algunos/as de los/as cuales figuran en la sección “de mayor quiero ser como” de mis enlaces (ahora relegados al fooooooondo de la página principal porque el Feevy me la ha chafado y no sé como arreglarlo, ¿ayuda?).

3. La saga “Entre dos Orillas” finalizará con un último artículo que me falta por escribir sobre la formación profesional en Marruecos, y quizás algún comentario sobre mi breve viaje de Semana Santa.

4. Este fin de semana, en la Feria Alternativa de Sevilla, la Plataforma de Consumo Responsable organizaremos un videofórum sobre publicidad y consumo a las 12h en el Parque del Alamillo, y por la tarde un taller de contrapublicidad. ¡Recomendado!

5. Hoy me he quedado embobado leyendo parte del informe Alerta 2008! de la Escola de Cultura de Pau. Imprescindible para estar al tanto, sobre el desarrollo de los conflictos del planeta. Lo descubrí a través del Semáforo Mensual de Conflictos, encontrado en canal solidario.

En fin, así soy, me pego dos semanas y sin escribir y cuando lo hago… ¡Volvemos a las andadas! Un abrazo.

Homer Simpson contra Popeye

Sábado, Marzo 8th, 2008

Gustavo Duch Guillot, director de Veterinarios Sin Fronteras

Quizá ya conocen aquello de los huevos fritos con chorizo y la diferencia entre colaborar y comprometerse. Dice que para poder preparar este plato una gallina colabora, mientras que un cerdo llega más lejos: se compromete. En los esfuerzos que nuestra generación tiene la responsabilidad de realizar para combatir el cambio climático, habremos de ser todos más cerdos (con perdón) y menos gallinas. Exacto, menos cobardes.

Pero para que nuestro compromiso individual y social sea eficaz, hemos de partir de un buen diagnóstico. Hay que conocer a fondo las causas generadoras del calentamiento de la tierra, y hasta la fecha no se ha dado relevancia a uno de los factores claves, la agricultura industrial, y en especial —volvemos con los cerdos y las gallinas— la ganadería y el consumo de carne.

Los animales, especialmente los rumiantes, liberan grandes cantidades de gases en su proceso de digestión, concretamente expulsan metano. El metano es uno de los gases responsables del efecto invernadero y por tanto del cambio climático. Según los estudios, al producir un kilo de vacuno, se genera el metano equivalente a 13 kilos de emisiones de CO2, y al producir un kilo de cordero, el equivalente a 17 kilos de CO2. Al final, y perdón de nuevo, entre ventosidades y eructos de vacas, ovejas y otras especies animales, la cantidad no es baladí. En valores globales, la ganadería contribuye al 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

He aquí entonces un nuevo motivo para replantearnos nuestro consumo de carne, pero no para desmantelar todas las actividades ganaderas. Como siempre, es una cuestión de equilibrio. Pensemos en sus beneficios: los huevos, la leche y la carne son un importante aporte proteínico; la ganadería es el medio de vida para 1.300 millones de personas; en muchos terrenos, sólo esta actividad puede aprovechar los recursos vegetales que se producen; es una herramienta de trabajo fundamental para la pequeña agricultura campesina y, además, permite devolver al suelo los nutrientes extraídos por las plantas. En fin, que comerse el plato de huevos fritos con chorizo, con la colaboración de la gallina y el compromiso del cerdo, no tiene nada de malo.

Pero el equilibrio se ha roto. La dieta mediterránea se mantiene en un reducto de restaurantes de élite, los niños desconocen el sabor de los tomates y casi nunca comen espinacas. Popeye ha sido vencido por Homer Simpson, devorador de perritos calientes. Tenemos una epidemia de obesidad en los países ricos que se propaga también a los países en despegue, como China y la India, con consecuencias en la salud y en el gasto público. Y además, como acabamos de ver, es una causa significativa del cambio climático. No olvidemos tampoco las viejas razones para replantearnos nuestro consumo cárnico, pues no por viejas son menos urgentes: el hambre y la pobreza de las personas que habitan en el mal llamado Tercer Mundo. Tantos excesos carnívoros en nuestra dieta requieren, lógicamente, una alta producción ganadera, que en Cataluña se manifiesta con las muchas granjas de cerdos y gallinas. Y todos esos animales se están produciendo en modelos intensivos donde el cariño brilla por su ausencia, sus aromas perfuman el ambiente y se contaminan suelos y manantiales, se destruyen millones de puestos de trabajo, se desplaza a los pequeños criadores y, sobre todo, se obliga a dedicar en los países empobrecidos del Sur millones de hectáreas cultivables para cosechar su comida —soja, maíz, etcétera— en detrimento de cultivos dedicados directamente al consumo humano. Se sabe que una dieta rica en carne requiere de 10 a 20 veces más superficie agrícola que una dieta vegetariana.

Abogo por un pacto entre políticas al estilo cerdo, comprometidas y valientes, para luchar contra el cambio climático favoreciendo la viabilidad de las pequeñas y medianas explotaciones agrícolas y ganaderas, y actitudes personales de los consumidores y de los productores del tipo Popeye, en defensa de modelos de alimentación ecológicos y sociales.