Borja y la Consellera: grandes momentos

Hace unas semanas alguien en la DGAIA (Direcció blabla blabla de infancia y adolescencia) había “invitado” a nuestro centro a participar en una muestra de pesebres con la creación de un fantástico portal navideño.

En un principio aquello sonaba a “un gran marrón”, hasta que viendo las primeras ideas de nuestros chicos, con la ambientación algo irreverente de “Pesadilla antes de Navidad” y una vírgen de material reciclado con un as de corazones sangrante en su pecho el asunto me empezó a parecer más divertido. Dos semanas más tarde y tras grandes esfuerzos por motivar a los chicos a acabar el dichoso pesebre, acabamos nuestra maravillosa obra de arte neosurrealista-dadaista de poliespán.

Y así fue como ayer fuimos invitados a la inauguración de la muestra de pesebres y tarjetas de navidad de la Conselleria de Bienestar Social, recientemente rebautizada como Conselleria d’Acció Social i Ciutadania. Para convencer a los chicos de que aquella era una gran oportunidad y que valía la pena dejar de ir a la piscina por tan magno acontecimiento tuvimos que aplicarnos a grandes argumentos:

- Chicos, va a haber pica-pica.

- ¿Con refrescos y croasanes?

- Eh… Sí, claro.

- Vale. Entonces sí que vamos.

(Me encantan los niños).

Así que una nutrida representación multicultural de nuestro centro acabó en el Palau del Mar, observando la muestra y pensando que, después de todo, nuestro pesebre no estaba tan mal. No cabe duda que fuimos la alegría de la huerta, en especial por los sonoros “¿Queda mucho?” durante el discurso del Superjefe de Prisiones que se extendía en quiebros y renuncios para convencernos de cuan importante era el concurso de tarjetas navideñas para la reinserción y reeducación de “las personas privadas de libertad” que “han cometido algún delito contra nuestras normas de convivencia”.

Tras el empacho de eufemismos, la Consellera d’Acció Social i Ciutadania Carme Capdevila (mi requetejefa, vaya) nos recordó que aquella era “la casa nostra”, y los pibes se lo tomaron a pecho porque no dejaron de aplaudir, moverse, reirse y hablar durante los discursos y la posterior actuación de la coral:

- Borja: ¿Puedo salir a fumar?
- El chino: Yo no entiendo na’, pero voy a cantal con ellos.
- El sordo: “…” (pero moviendose que da gusto)
- El inquieto: ¿Podemos ir a comer ya?

Esquivamos las miradas asesinas de unas cuantas señoras de bien que nos rodeaban y en cuanto se abrió la veda del pica pica fuimos rápidamente a ocupar nuestros puestos. El hiperactivo cleptómano tardó dos minutos en acaparar todo el turrón de chocolate en sus bolsillos y romper una botella de jugo (encima mío, of course). Borja se fusionó con la bandeja de “coca” navideña y el inquieto preguntaba dónde estaban las coca colas y los croasanes en aquel pródigo pica pica.

Ya nos batíamos en retirada cuando nos cruzamos con la Molt Honorable Consellera en nuestro pesebre, y animamos a los chicos a que le explicaran qué habían hecho y por qué. Entre otras cosas, los pibes le enseñaron el “Pont aeri”, reconocida discoteca de la región recreada en Poliespán, le explicaron que aunque no había caganer (el pastorcillo cagando tan arraigado en la tradición catalana) habían hecho una gran mierda con barro del doble del tamaño del niño Jesús y finalmente Borja le preguntó a “la señora” por qué no habían ganado el concurso (le habíamos explicado ya cuatro veces que no era un concurso). La Consellera, muy amablemente nos explicó que ella había sido directora de un centro de acogida en Girona, y la verdad, se la veía suelta…

En fin, una divertida experiencia de convivencia entre el arriba y el abajo. Debe ser a esto a lo que llaman política y ciudadanía participativa…

4 Responses to “Borja y la Consellera: grandes momentos”

  1. Mercè Says:

    Felicidades!! enhorabuena porque seguro que ha acabado siendo un gran trabajo!! curiosa la anecdota, divertida, incongruente, genial…de niños!! como no!! Tengo que felicitarte por el pesebre y también por el blog!! de verdad que es fantástico…un poco adicto a la rutina del trabajo pero fantástico que tengas la dedicación de vivirlo así…eres un gran educador de verdad!!

  2. lector Says:

    Podías haber incluido una foto del “nacimiento” en cuestión. Me quedé con la curiosidad insatisfacida.

  3. el encapuchado naranja Says:

    Mercè: ¡Qué bueno que viniste! No te preocupes por lo de adicción al trabajo, lo del blog más bien es una cápsula de escape de las cosas que prefiero “vomitar” aquí y no quedarme dentro. Es aquello de “no te lleves el trabajo a casa”, pues bien, cuando no lo consigo, me lo traigo a casa y lo escondo dentro del blog. Pero también hay días que uno sale radiante del trabajo y necesita compartirlo… pues lo mismo. :) En fin, gracias por los piropazos y bienvenida a la blogosfera.

    lector: Tomo nota de sus sugerencias, aquí uno está para satisfacerle a usted y a su señora así que en cuanto tenga ocasión cuelgo una foto del Belén de marras.

  4. El Príncipe Mono Says:

    ¡Qué grande encapuchado! Borja parace un encanto cuando escribes sobre él (y en ocasiones lo es).

    Hoy repitió exactamente el “Borja forever”, incluyendo el “Pero si este Yogurt está buenísimo”

Deja un comentario