Artículos de Febrero, 2009

Llévate hierbabuena, Fran

Jueves, Febrero 26th, 2009

Desde que se enteró que hago infusiones con hierbabuena (un té verde a la manera de un amigo de Tánger), cada vez que voy a por las verduras de la huerta que trabaja su marido Julián, Mary me acompaña a coger unos cuantos manojos mientras charlamos de Albahaca, Menta y Poleo. Julián, a su tiempo, nos corta unas lechugas. Yo a ella la llamo Mary, todos lo hacemos, aunque creo que es un error heredado de un malentendido ancestral que ella ya no se molesta por corregir. Ella me llama Fran y yo, con la misma cortesía, lo dejo pasar.

Hoy quizás fue mi última visita a recoger las verduras que un grupo de amigos nos organizamos para recoger una vez a la semana de las manos de esta pareja de hortelanos de la periferia sevillana. Siempre fresca, una cesta que llenan de productos de temporada que a la fuerza de repetitivos nos ha hecho estar un poco más cerca a la naturaleza y conocer los tiempos y estaciones de cada uno de ellos.

Parece mentira a unos pocos centenares de metros de la gran ciudad aquel remanso de tranquilidad y aire puro. El tiempo va más despacio, y aunque lleves prisa dan ganas de charlar relajadamente durante horas. Mary me cuenta que Julián ya puede jubilarse, que como tiene varios grupos como nosotros, prescindirá de la esclavitud del Mercasevilla y sólo cultivará una parcela con nuestras cosas. Me alegra saberlo. Antes de irme, Mary me ha prometido que me dará una planta de hierbabuena y otra de Albahaca para mi nueva casa en Barcelona si vuelvo por allí antes de irme. Desde luego, hay cosas de las que se hace difícil prescindir.

En la red

Miércoles, Febrero 25th, 2009

Algunas lecturas interesantes con las que me he encontrado:

El mundo según Google

Jueves, Febrero 19th, 2009

Así ve el mundo Google

Mi tan socorrido Google Maps, que en el laberíntico centro de Sevilla te saca unas buenas rutas para recorrer a pie cuando llevas un poco de prisa, muestra esta realidad cuando uno reduce el zoom al mínimo. Es curioso, porque llevo dos años enfrentándome a esta misma mentira en centros educativos que aún usan instrumentos renacentistas para enseñar Geografía.

Hablo del uso de un mapa claramente eurocentrista (mercator), que representa el mundo como si lo observáramos desde el norte, deformando los continentes e incluso en muchas de sus representaciones con el Ecuador dividiendo la tierra en partes desiguales (a fin de cuentas, ¿a quién le importa la Antártida?).

El uso generalizado de esta representación del mundo no es casual. Muestra claramente cómo nuestra percepción de la realidad, sin una mirada crítica, nos hace creer en manifiestas mentiras. Me recuerda a aquel experimiento con monos en que una generación mantiene una prohibición heredada de la anterior de la que desconoce su origen y motivación.

Es obvia la utilidad para determinados “Nortes” en tiempos pasados y presentes de un mapa que iguala en tamaño a Europa y América Latina, cuando esta última dobla en tamaño a la primera. Se pueden entender también los intereses de los grupos de poder para ningunear a un continente como África, que parece del tamaño de Canadá y Alaska unidas o incluso más pequeña que la vieja URSS, pese a tener más de 8 millones de km2 más que esta última.

Una muestra:

Es imposible representar de forma exacta algo esférico en un plano, pero existen formas de acercarse muchísimo más a la realidad. ¿Qué pasaría si utilizarámos otro tipo de proyección que respete en mayor proporción la superficie de la Tierra? Es el caso de la proyección de Peters.

En mi experiencia como educador la sorpresa mostrada por personas de todas las edades (profesorado incluído) cuando en algún taller o sesión formativa he explicado estas diferencias, haciendo la comparación de un mapa escolar con uno Peters, me provoca la satisfacción de ganar su atención al mismo tiempo que una amarga preocupación. Durante mucho tiempo nos han enseñado a ver el mundo de una determinada manera, de la que un detalle como este (con todo lo que implica) no es sino la punta del iceberg… Esto implica la necesidad de un urgente desarme cultural por nuestra parte. Que dejemos de pensar el mundo exclusivamente desde la óptica occidental-europea uniformadora, que lo único que hace es perpetuar los mismos mapas y las mismas injusticias. Viejas injusticias que se reproducen a través de viejas y nuevas herramientas.

Para mentes inquietas con ganas de inquietar a otras… Dejo aquí una sesión de trabajo “El eurocentrismo comienza en los mapas”. Siento no conocer la fuente.

Redes de educadoras y educadores Sociales

Miércoles, Febrero 18th, 2009

Más allá de la bastante conocida Eduso.net, me hago eco de dos nuevas redes que se han creado en los últimos meses y que van en el buen camino de aglutinar a un buen número de compañeras/os de la profesión, en sus más que variados ámbitos de actuación:

Por un lado, la Edusosfera. Un agregador de blogs que ya se comenzaba a pedir a gritos ante el cada vez mayor número de educadoras/es subidos al tren de bloguear. Los compañeros de Movimento Anfibio no se lo han pensado dos veces.

Por otro lado, un grupo en Facebook, (gracias por el aviso compañeros) en el que ya se empieza a barruntar alguna tímida conversación, intercambio de experiencias y discusión de temas de actualidad relacionados con la educación (huelga en Bizcaia, informe del Defensor del Pueblo sobre centros de menores…). ¡Mi agradecimiento a Rocío e Isaac, promotores de la iniciativa!

Vientos de cambio

Martes, Febrero 17th, 2009

Hace ya casi dos años que llegué a Sevilla de forma totalmente inesperada. Me embarqué en un apasionante proyecto que me supuso conocer el mundo de la Educación para el Desarrollo. Alguna vez prometí explicar qué era eso de Educación para el Desarrollo (ED) y si has leído más de dos post de este blog sabrás que nunca cumplo las promesas que escribo. Mi relación con este blog es como decía un amigo al perder estrepitosamente sus partidas de Risk: “es que yo me muevo por impulsos”. Por ejemplo, he mantenido el post más estúpido en cabecera del blog durante varios meses en que no he tenido ánimo, quizás tiempo, quizás ganas de escribir. Sorprendentemente, hay gente que comenta y sigue leyendo, o esperando leer, y eso lleva inevitablemente a una nueva motivación por reencontrar el arte de narrar mis propias descargas mentales, esperando encontrar cómplices con quienes construir algo: discurso, redes, futuros posibles.

Decía que hace dos años llegué a Sevilla… y en este tiempo he vivido, crecido y experimentado. Más allá de un trabajo muy interesante (en ocasiones ilusionante, otras decepcionante), he tenido la posibilidad de participar en diferentes movimientos y espacios sociales, diferentes, pero afines, así como en uno de los colectivos que más me han hecho abrir la mente sobre las posibilidades de la educación. Un grupo de educadores/as que hacen un esfuerzo por integrar la investigación y la práctica educativa, desde la militancia, el compromiso y el “hágalo usted mismo”. Desde largas sesiones “craneando” bloques formativos a acciones callejeras con jóvenes. Ilusión, amistad, compromiso y la sensación de poder crear colectivos que puedan ser fieles a sus principios, renovando consensos, debatiendo prácticas, integrando la experiencia en el discurso…

El caso es que si algo puedo aprender, por experiencias positivas y negativas de este tiempo es en qué tipo de colectivo me gustaría participar, poner mis fuerzas y actuar por el cambio necesario. Y ya creo no me vale cualquier cosa. Y hablo de todo esto porque estoy, otra vez, de mudanza. Regreso a mi odiadamada Barcelona en apenas un mes. El cuerpo me pide agitar las redes, repescar a compañeros/as, localizar intereses compartidos, y para eso creo que es evidente que tengo que pasarle un trapito al blog y volver a compartir, expresar, pensar en voz alta. Tal vez encontremos causas compartidas.