Artículos de Julio, 2006

Día 8. Mar Jónico – Patras – Atenas

Viernes, Julio 14th, 2006

Me desperté con la dulzura característica de los informativos griegos a todo volumen. En cierto modo el idioma suena bastante familiar, llego a reconocer los sonidos y las sílabas marcadas, casi podría hasta escribir las palabras que pronuncian aunque no tenga la menor idea de lo que significan. Hablan de la guerra de Irak y muestran algún que otro número entre un montón de alfas, omegas y pis de esas que me traen recuerdos de COU y los problemas de Física.

Tià , para variar, duerme como un angelito. Los de Salerno están remoloneando acostados pero despiertos acordándose de los muertos del que encendió la tele, y las inglesas están sentadas muy dignamente disfrutando del maravilloso descanso que supone haberse levantado antes que la Horda. Hay dos francesas que tampoco se sabe bien de dónde han salido, sé que son francesas porque tienen cara de francesas y cuando paso al lado de camino al baño consigo leer la portada de un libro barato de hojas marrones que dice algo como “L’amour du Lulú”. Suena apasionante, ojalá lo editen pronto en España.

Tras un baño checo en los servicios del ferry me uno a los italianos que están charlando sobre el libro de Dostoevskij que lee Matteo, sorprendentemente lúcidos a estas horas de la mañana. Me cuentan que son la retaguardia de un grupo de Giovani Comunisti que salieron el día anterior para el Forum de Atenas, pero que ellos llegaron tarde. Me regalan unas pegatinas con la consigna “Legalizzare quelle leggere” (legalizar las [drogas] blandas) de Rifondazione Comunista, mientras me desayuno el pan que nos agenciamos la noche anterior en el buffet con nutella. Otro síntoma de que ya no estoy en Italia es la triste calidad del capuccino del bar.

Tras dejar atrás las islas griegas del Mar Jónico llegamos al fin a Patras. Desde la cubierta podemos ver el puerto y las calles cercanas, de las que me llama la antención sus carteles en griego. Junto con los jóvenes comunistas intentamos convencer a los profesores de la Horda de las bondades de llevar hasta Atenas, junto a sus hormonados alumnos, a estos cinco humildes viajeros. A una profesora le caemos simpáticos (con cierta nostalgia del ’68) e intenta hacernos hueco en una de las guaguas, pero se encuentra una feroz oposición en el resto del claustro que saca a relucir problemas con el seguro, la falta de espacio, el sexo de los ángeles y posiblemente también que los comunistas se comen a los niños y que a saber cuándo fue la última vez que nos bañamos. Bueno, al menos lo intentamos.

(más…)

El encapuchado naranja ya no es daltónico

Sábado, Julio 8th, 2006

Pues eso, en una de mis breves visitas a internet para buscar un pequeño lugar en el que caer muerto en los próximos meses he podido observar con satisfacción como el encapuchado vuelve a ser naranja. Misterios de la informática.

Poco a poco las cosas se van normalizando, por lo que algún día espero volver a tener tiempo para coger con las mismas ganas que al principio el blog y contar tantas cosas que aún tengo en mente.

I’ll be back.